Las lombrices son hermafroditas: poseen tanto órganos femeninos como masculinos, sin embargo, esto no implica la existencia de autofecundación, por lo cual los individuos deben aparearse para intercambiar sus gametos.

         El sistema reproductor masculino está formado por dos pares de pequeños testículos con un conducto deferente que comunica con el poro masculino y dos vesículas seminales. Su situación es anterior, muy cerca de la boca. Los espermatozoides maduros son descargados durante el acoplamiento.

         El sistema reproductor femenino comprende, un par de ovarios que comunican al exterior con los oviductos, y los receptáculos seminales en los que se almacenan los espermatozoides recibidos durante la cópula, hasta el momento de la fecundación. Este aparato se encuentra en una posición relativa posterior al aparato genital masculino.

         La lombriz vive aproximadamente 16 años, durante los cuales se acopla regularmente entre 7 y 10 días, luego de que adquiere la madurez sexual y si la temperatura y la humedad del medio son de su agrado. Con este mismo intervalo deposita una cápsula o huevo con un contenido que fluctúa entre 2 y 20 embriones.

         La lombriz Roja Californiana alcanza la madurez sexual a los 3 meses de edad, cuando aparece el clitelium; que es un anillo de mayor diámetro que el resto del cuerpo situado aproximadamente a la altura de su primer tercio, si se considera la longitud total de la lombriz. Son adultas a los siete meses.

         Dos lombrices en fase de acoplamiento giran en sentido opuesto la una de la otra, de esta manera, pueden contactar el aparato genital masculino de una con el aparato genital femenino de la otra. Así, en cada acoplamiento, una lombriz recibe el esperma de la otra y lo retiene en su propio aparato genital femenino hasta la fecundación.

         El apareamiento puede realizarse de día o de noche y requiere de dos a tres horas.

         La fecundación se efectúa a través del clitelium, cuyas glándulas producen el huevo o cápsula, ésta tiene un color amarillo verdoso, con unas dimensiones aproximadas de 2­3 por 3­4 mm, no siendo por lo tanto redonda sino teniendo una forma parecida a una pera muy pequeña, redondeada por una parte y acuminada por la otra. Por esta última, emergen las lombricitas, terminado el periodo de incubación.
         Como resultado del acoplamiento, se producirán por lo menos dos capullos (cocoon, del inglés) o cápsulas (uno de cada lombriz). Estas cápsulas se abrirán al cabo de 14 a 21 días, según la temperatura del medio donde se ubiquen.